10 cosas que odiamos de la carne

Éstas son 10 cosas que todos deben odiar sobre la carne.

1. Cambio climático


¿Te consideras un ecologista? Piensa en esto: la explotación industrial de animales es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático y la deforestación. De hecho, según el Banco Mundial, esta industria es culpable de casi el 91% de la destrucción del Amazonas. Peor aún, la industria de la carne emite más gases de efecto invernadero que todos los medios de transporte en el mundo. ¿Aún piensas que está bien comer carne?

2. Confinamiento extremo


Para maximizar los beneficios, los dueños de las granjas industriales mantienen a los animales en condiciones de hacinamiento y plagados de enfermedades. Muchos animales sólo sienten los rayos del sol cuando son transportados al matadero. Esto es simplemente injusto.

3. Mutilaciones dolorosas


Las granjas industriales mutilan animales de manera legal y rutinaria. A las vacas les remueven los cuernos y les cortan la cola. A las gallinas y otras aves les cortan el pico con una cuchilla caliente. A los cerditos bebés les cortan la cola y les arrancan los dientes. También son castrados. Los animales soportan todas estas mutilaciones sin analgésicos. ¿Se justifica esta tortura? ¡Claro que no!

4. Enfermedades


El consumo de carne se ha asociado con enfermedades del corazón, diabetes, accidentes cerebrovasculares e incluso cáncer. De hecho, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las carnes procesadas son tan peligrosos para la salud como el tabaco. Además, al comparar personas vegetarianas con aquellas que consumen carne, la famosa Clínica Mayo encontró que mantener una alimentación vegetariana por décadas se traduce en una ganancia promedio de 3.6 años de vida. ¿Comer carne es realmente bueno para tu salud?

5. Crueldad


¿Sabías que en las granjas de cerdos los bebés que están demasiado enfermos o no crecen lo suficientemente rápido son asesinados estrellando su cabeza contra el suelo? ¿O que la industria del huevo muele a los pollitos machos vivos? Así es: como no ponen huevos y no son “rentables” como fuente de carne, los matan unas horas después de la eclosión. Esta crueldad desenfrenada debería indignarnos a todos.

6. Abuso laboral


Las granjas industriales no sólo son lugares terribles para los animales, sino para las personas. Las granjas industriales se aprovechan descaradamente de sus empleados. Prueba de ello son los abusos sexuales, las condiciones inseguras de trabajo y la esclavitud laboral que se ha documentado en estas instalaciones. Apenas el año pasado, un informe de Oxfam reveló las terribles condiciones que padecen los empleados de las granjas industriales. Los riesgos asociados con este trabajo incluyen lesiones, enfermedades respiratorias, infección por bacterias resistentes a los antibióticos y trastorno de estrés postraumático.

Un informe reciente reveló que un empleado al mes, en promedio, resulta herido por la maquinaria y pierde un dedo o una extremidad en las granjas de Tyson.

7. Superbacterias


Los dueños de las granjas industriales utilizan antibióticos para hacer que los animales crezcan más rápido y para mantenerlos con vida en condiciones que de otro modo los matarían. Las bacterias pueden hacerse resistentes a estos antibióticos, por lo que es prácticamente imposible tratar a los seres humanos que se infectan por estas "superbacterias". ¿No te aterra?

8. Destruye familias


En la industria de los lácteos, los terneros recién nacidos suelen ser separados de su madre a las pocas horas de nacer. Cuando esto sucede, las vacas pasan horas o incluso días buscándolos. Trágicamente, esto también ocurre en las granjas de cerdos. En la naturaleza, las mamás cerdas les cantan a sus bebés mientras los alimentan, pero en las granjas industriales los bebés son arrebatados de su lado a los pocos días de nacer. Desgarrador, ¿verdad?

9. Destrucción de la vida silvestre


¿Te preocupa la vida silvestre? Un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza y la Sociedad Zoológica de Londres encontró que las poblaciones de animales se redujeron en un 58% entre 1970 y 2012, y se espera que las pérdidas alcancen un 67% para el 2020.

Esto no debería ser una sorpresa, teniendo en cuenta que millones de animales silvestres son asesinados cada año para proteger a la industria de la carne. De hecho, el gobierno de los Estados Unidos tiene un departamento entero dedicado a matarlos.

Además, de acuerdo con la organización Protección de Ballenas y Delfines, más de 300,000 ballenas, marsopas y delfines mueren cada año al ser atrapados en redes de pesca. Qué desastre ¿no?

10. Es simplemente innecesaria.


Hoy más que nunca, las personas están abandonando los productos de origen animal y disfrutando sabrosos alimentos a base de plantas disponibles en todos los supermercados. Así que éste es el momento perfecto para hacer el cambio. Cuando adoptas una alimentación vegana, un mundo nuevo de delicias culinarias se abre para ti. Algunos de tus platillos favoritos probablemente ya son veganos y ni siquiera lo sabías.

----

Puedes ayudar a eliminar este sufrimiento adoptando una alimentación a base de plantas. Haz clic aquí para pedir tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es GRATIS!