5 Razones por las que ser vegano es luchar por los derechos laborales de las personas

Son muchos los beneficios de adoptar una alimentación a base de plantas, hay quienes lo hacen por salud, por el ambiente o para no contribuir a la explotación de los animales. Lo que probablemente muchos desconocen es que dejar a los animales fuera de tu plato también representa una postura ética ante la explotación laboral de los miles de trabajadores en las granjas industriales.

Accidentes

Muchos informes han señalado las condiciones peligrosas e insalubres que enfrentan los trabajadores en las granjas industriales y los mataderos. La maquinaria que operan diariamente es peligrosa, así que son propensos a sufrir lesiones graves y contraer enfermedades respiratorias e infecciones debido a las condiciones insalubres de esas instalaciones. Hace unos días, se reveló que los riesgos de trabajar en la producción de carne en Estados Unidos son tan elevados que, en promedio, se registran al menos dos amputaciones por semana. Trabajar en los mataderos de aves se considera uno de los empleos más peligrosos, más de 27 trabajadores al día sufren amputaciones u otras lesiones tan graves que requieren hospitalización.

Salud mental

Además de los riesgos físicos, el trabajo en las granjas industriales y los mataderos con frecuencia causa daño psicológico. Según la Revista Trastorno de Estrés Postraumático (PTSD Journal), muchos trabajadores en estas instalaciones se desconectan emocionalmente para poder soportar la crueldad a la que someten a los animales a diario. A menudo, esto conlleva a violencia doméstica, aislamiento social, ansiedad y abuso de drogas y alcohol. En 2009, la criminóloga Amy Fitzgerald descubrió que el trabajo en los mataderos está relacionado con un aumento en las tasas de arresto, incluidos los arrestos por violación y otros delitos violentos. Un hombre que solía trabajar en uno de estos lugares afirmó que las condiciones de su empleo lo habían llevado a desarrollar otras conductas violentas.

Explotación laboral

El sueldo que reciben estos trabajadores es bajo y las jornadas son largas y demandantes. Por si fuera poco, muchas compañías no les permiten tomar descansos, ni siquiera para ir al baño. Algunos incluso recurren a usar pañales para no abandonar su estaciónes de trabajo.

Trato injusto a inmigrantes

Las condiciones de trabajo en los mataderos es aún peor para los inmigrantes. El 93% de los trabajadores en las granjas industriales de Nueva York son inmigrantes indocumentados, en su gran mayoría provenientes de Centro y Sudamérica. Muchos de ellos temen salir de las granjas por el riesgo de ser arrestados y deportados, lo cual es reforzado por comentarios humillantes o intimidantes de sus supervisores. Algunos permanecen en esas instalaciones por más de 11 días seguidos.

Trato injusto a minorías y comunidades de escasos recursos

Por lo general, los mataderos se construyen en comunidades de bajos ingresos y minorías. Quienes viven cerca de las granjas industriales frecuentemente se quejan de que los dueños de estas instalaciones rocían las heces y la orina en el aire para "eliminar" los desechos, exponiendo a las personas a enfermedades.

Como podrás ver, las industrias de la carne, los huevos y los lácteos no son buenas para nadie. Al adoptar una alimentación a base de plantas, dejarás de financiar a esta cruel industria, responsable del abuso y la explotación de personas y animales. Descarga gratis la Guía vegetariana para principiantes en la que encontrarás información y consejos que te ayudarán a hacer el cambio.