6 razones para no preocuparte por el alza en el precio del huevo

Si vives en México probablemente te hayas dado cuenta del aumento en el precio de algunos productos desde las últimas semanas del año pasado. El huevo es uno de los artículos que se ha encarecido, pasando de $20 a $35 por kilo e incluso $75 en algunas regiones del país. Si esto te preocupa, aquí te damos 6 razones para olvidarte del asunto de una vez por todas.

1. Consumir huevo no es tan “saludable” como parece.

Es cierto. Muchos de nosotros crecimos consumiendo huevo al desayuno –y, quizás, a la comida y la cena–, como fuente de proteína. Si bien los huevos son “nutritivos” en este sentido, también son una fuente concentrada de colesterol: un huevo puede llegar a tener más de 200 ml de colesterol. Este número equivale al límite recomendado de consumo diario para aquellas personas con altos niveles de colesterol. Además, consumir tan sólo un huevo a la semana puede aumentar el riesgo de padecer diabetes. Así que lo mejor que puedes hacer es olvidarte del huevo al desayuno (¡y a cualquier hora!) y probar en su lugar una de estas opciones nutritivas y saludables para empezar bien tu día.


2. No necesitas usar huevos para preparar platillos horneados.

¿Estás triste porque la carestía del huevo te ha impedido darte gusto en la cocina? Si es así, la buena noticia es que puedes hacer galletas, pasteles y otras delicias sin usar huevos. ¡Así es! Mira:


3. Si dejas de consumir huevos puedes evitar la salmonelosis.

La salmonela es una bacteria que puede estar presente en los huevos. Consumir huevos contaminados con esta bacteria puede causar dolor de cabeza, diarrea, cólicos abdominales y fiebre. Para los adultos mayores y los niños pequeños, la salmonelosis puede tornarse mortal debido a la deshidratación que causa. ¿Para qué correr riesgos?


4. La gripe aviar es una realidad.

En mayo del año pasado se presentó un brote de gripe aviar (H7N3) en una granja de Jalisco. No se ha comprobado que el virus sobreviva en los huevos que han sido cocinados. De todos modos, consumir huevos producidos por gallinas expuestas a este virus no nos parece una buena idea.


5. Las gallinas explotadas para poner huevos padecen un infierno.

Como el de cualquier ave, el destino de las gallinas no es estar confinadas en jaulas donde no pueden comportarse naturalmente. A pesar de esto, así es como viven miles de millones de gallinas en todo el mundo a manos de la industria del huevo. Mira estas 15 fotografías que muestran el infierno que padecen estas aves. Al dejar de consumir huevos, retiras tu apoyo a esta profunda crueldad. ¿Necesitas más razones?


6. Las gallinas son seres sensibles, sociables e inteligentes

Durante la última década, diversas investigaciones sobre la cognición y las emociones de las gallinas han descubierto cosas maravillosas acerca de estas aves. Por ejemplo, las gallinas pueden realizar operaciones aritméticas simples, son capaces de percibir el tiempo y recuerdan qué comieron y dónde lo hicieron. Por si fuera poco, los científicos descubrieron que las gallinas ejercen el autocontrol para obtener mejores resultados, son buenas observadoras y evalúan el comportamiento de las demás para evitar problemas, tienen las mismas reacciones emocionales que los humanos, como alegría y temor, y son empáticas y se preocupan por sus bebes. No creemos que quieras patrocinar la tortura de estos seres hermosos sólo por el gusto de comerte un huevo.


Entonces, ¡que no cunda el pánico por el precio de los huevos! Deja de consumirlos y así no sólo protegerás tu salud, sino que dejarás de apoyar a la industria que tortura a las gallinas.

Suscríbete aquí a nuestra Guía vegetariana para principiantes y te mostraremos qué más puedes hacer para proteger a los animales y adoptar un estilo de vida compasivo.