8 mentiras que la industria de la carne quiere que creas

1. Los animales criados para obtener carne son tratados sin crueldad.


Seamos realistas. Todos los animales explotados como alimento encontrarán la misma muerte violenta e innecesaria: serán degollados. Ningún animal quiere morir para convertirse en tu cena.

¿Quieres ver lo que la industria de la carne considera “humanitario”? Haz clic aquí para ver nuestra investigación encubierta en un matadero “certificado como humanitario”.

2. Los animales son criados al aire libre en pastizales abiertos.


¿Recuerdas esas imágenes lindas y caricaturescas de animales de granja disfrutando felices de su vida en la pradera? No confíes en ellas ni un segundo. La gran mayoría de los animales explotados como alimento en los Estados Unidos padece una vida de miseria y dolor en las granjas industriales. Estos pobres animales nunca sentirán los rayos del sol ni respirarán aire fresco hasta el día en que sean transportados al matadero.

3. La carne es sostenible.


Si alguien intenta decirte que los productos derivados de animales son sostenibles y no afectan el ambiente, pídeles que lo comprueben. No importa lo que diga en el paquete, la explotación industrial de animales es uno de los principales contribuyentes del cambio climático. También desperdicia recursos valiosos y es responsable de buena parte de la deforestación y la extinción de especies.

4. Necesitas consumir carne para obtener proteína.


No, no necesitas. La proteína es abundante en alimentos a base de plantas, desde nueces y granos hasta tofu y seitán. No necesitas carne para adquirir la cantidad adecuada de proteína. Esto es un mito. Punto.

5. Las granjas industriales son la única manera de alimentar a todos.


La explotación industrial de animales no sólo es una de las principales causas del cambio climático, también es una fuente increíble de derroche. Se necesitan 16 libras de granos para producir sólo una libra de carne. Imagínate cuántas personas podrían alimentarse con esos granos.

6. Consumir leche es necesario para obtener calcio.


La industria de los lácteos gasta millones de dólares en publicidad para convencernos de que necesitamos consumir leche de vaca para obtener calcio y tener huesos fuertes. Pero la verdad es que la leche de vaca no sólo es poco saludable, sino que se deriva de un espantoso sufrimiento animal. Afortunadamente, puedes obtener un montón de calcio consumiendo, por ejemplo, col rizada, leche de almendras y cereales.

7. La carne de las vacas alimentadas con pasto es mejor para el planeta.


Olvídalo. Según Gidon Eshel, profesor de ciencias ambientales en Bard College, "la única carne sostenible es la carne de vaca que nunca se produjo ni se consumió. La carne y la sostenibilidad son tan compatibles como la guerra y la bondad".

8. Consumir carne de gallina es saludable.


Un estudio de 2012 reseñado en The Huffington Post encontró que debido a que las gallinas en las granjas industriales crecen tan rápido, su tejido muscular se convierte en grasa y no es tan nutritivo como la industria de la carne quisiera que creyeras. De hecho, la carne de gallina que se vende en la actualidad tiene 224% más grasa y 9% menos proteína que aquella vendida hace unas décadas. Además, la carne de gallina tiene aproximadamente la misma cantidad de colesterol que la carne de vaca y de cerdo.

---

A la industria de la carne le encanta difundir mentiras y engañar al público. Afortunadamente, tú no tienes que creerles. Adoptando una alimentación vegana compasiva ayudas a proteger a los animales, el planeta y tu salud.

Haz clic aquí y descarga tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!