Amputan brazo de hombre después de comer un pez contaminado

Recientemente, se reportó el desafortunado caso de un hombre en Corea del Sur, a quien tuvieron que amputarle un brazo luego de comer pescado e ingerir una bacteria carnívora llamada vibrio vulnificus. Según información publicada por The New England Journal Of Medicine, el hombre de 71 años desarrolló “fiebre y dolor insoportable” 12 horas después de comer, y cuando recibió atención médica ya presentaba inflamación y lesiones muy serias en su mano y brazo izquierdo. Después de la intervención quirúrgica fue dado de alta rápidamente.

Lamentablemente, no es sorprendente que este tipo de historias ocurran si se toman en cuenta las condiciones en las granjas pesqueras industriales. Son tan insalubres que los pobres peces crecen desfigurados, sordos y se enferman fácilmente. La industria pesquera ha admitido que desechan millones de peces infestados con parásitos, ya que las vacunas que les aplican a los animales en esas instalaciones no funcionan. Hace unos meses, se reveló que 800,000 peces escaparon de una granja pesquera, lo cual presentó un grave riesgo ambiental, pues muchos de ellos estaban recibiendo antibióticos.

De acuerdo con investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts, los niveles de mercurio en el mar se han triplicado desde la Revolución Industrial debido a las actividades humanas, y científicos suecos descubrieron que el aumento de temperatura derivado del cambio climático podría incrementar los niveles de mercurio en los peces hasta siete veces más que la tasa actual. Por si fuera poco, la carne de los peces capturados tiene plástico. Se sabe que quienes consumen carne de animales marinos ingieren hasta 11,000 pequeños trozos de plástico cada año.

La toxicidad en los peces provoca que otras especies marinas que los consumen se intoxiquen y mueran, como esta orca bebé que murió por la adversidad en su entorno. La sobrepesca y el consumo de peces están acabando con la vida marina. Se estima que por cada pez capturado con redes de deriva, siete animales marinos más, como delfines, focas, ballenas pequeñas y tortugas marinas, mueren por accidente.

Por tu salud, por la preservación de los océanos y por los animales que habitan en ellos, considera adoptar una alimentación a base de plantas. ¡Es muy sencillo! Empieza por registrarte para obtener la Guía vegetariana para principiantes, en la que encontrarás información y consejos que te ayudarán a lograrlo. También te invitamos a preparar estas recetas inspiradas en el mar.