Expedientes gubernamentales exponen una suciedad espantosa en los mataderos de EE. UU.

Los expedientes del Gobierno estadounidense descubiertos a través de una investigación conjunta de The Guardian y el Bureau of Investigative Journalism revelan una grave falta de higiene en las plantas procesadoras de carne más grandes del país.

Los registros señalan que la carne destinada al consumo humano estaba plagada de materia fecal visible y abscesos llenos de pus. Los inspectores encontraron carne de gallina con excremento, o tirada en el piso, que luego era enjuagada con cloro y puesta nuevamente en la línea de producción.

La investigación también descubrió carne podrida empacada para el consumo humano. Los informes sobre una planta de Pilgrim's Pride detallan "cadáveres de aves de corral que muestran evidencia de enfermedad septicémica... cadáveres que muestran evidencia de muerte por causas distintas al sacrificio... intestinos de cadáveres, [y] cadáveres de aves de corral con las cabezas atadas". Un inspector solicitó que se eliminaran los productos, pero se reportó un incidente similar días después.

Lamentablemente, éste no es el primer registro de materia fecal o carne descompuesta en un matadero de Estados Unidos. En 2014, se descubrió que un matadero de California estaba “procesando” vacas que habían padecido cáncer de ojo y estaba vendiendo la carne para el consumo humano. Además, el Departamento Agropecuario de los Estados Unidos (USDA) informó que el 90% de los problemas descubiertos en los cadáveres de aves en las plantas de sacrificio implicaban "contaminación fecal visible que los empleados de la empresa no detectaron".

La carne es la razón por la cual EE. UU. tiene tantos casos de enfermedades transmitidas por alimentos. De hecho, un nuevo análisis revela que hasta el 15%, o uno de cada siete estadounidenses, padece enfermedades transmitidas por los alimentos cada año. El profesor Erik Millstone, experto en salubridad alimentaria de la Universidad de Sussex, dijo:

Debido a los riesgos de propagación de patógenos infecciosos de cadáver a cadáver, y entre porciones de carne, las tasas en las cuales ocurren las epidemias de envenenamiento por intoxicación alimentaria en EE. UU. son significativamente más altas que en el Reino Unido o la Unión Europea, y la falta de higiene en la cadena de suministro de carne es una de las principales causas de intoxicación alimentaria en EE. UU.

Peor aún, el lobby de la industria de la carne en EE. UU. está presionando a los funcionarios del gobierno para que aceleren las líneas de sacrificio. Esto no sólo pone en peligro a los trabajadores, que están expuestos a condiciones inseguras, sino que pone la salud del público en un riesgo aún mayor.

Además, los animales confinados en granjas industriales y mataderos son tratados como meros objetos. Su corta vida está llena de miseria y dolor. Estos animales son sometidos confinamiento extremo, mutilaciones dolorosas y una muerte sangrienta y violenta.

La verdad es que si tratáramos a un perro o gato de la misma forma en que las industrias de la carne, los lácteos y los huevos tratan a miles de millones de animales, estaríamos tras las rejas por abuso de animales. Pero, aunque parezca mentira, ni una sola ley federal protege a los animales durante su vida en las granjas industriales.


Afortunadamente, nadie necesita comer productos animales para sobrevivir; sino todo lo contrario. Dejar de consumir productos de origen animal no sólo es bueno para nuestra salud sino para el ambiente.

¿Listo para ser vegano? Haz clic aquí para comenzar.

Y echa un vistazo a nuestra página de Pinterest para obtener ¡miles de ideas de recetas sin crueldad!