¿Tu hábito de comer mariscos apoya la esclavitud?

La National Public Radio (NPR) informó que después de una investigación de un año, la agencia Associated Press (AP) descubrió que algunos de los mariscos que se venden en supermercados estadounidenses habrían sido capturados por esclavos de Birmania:

AP identificó y entrevistó a docenas de hombres que estaban retenidos contra su voluntad en Benjina, una remota isla indonesia, base de una flota que pesca en la zona.

Uno de los reporteros que participó en la investigación dijo a NPR que cuando los hombres se dieron cuenta de que uno de los periodistas de AP hablaba su mismo idioma, "empezaron a gritar pidiendo ayuda, explicando que estaban atrapados, que estaban siendo golpeados y que fueron esclavizados."

Los periodistas encontraron a los hombres en jaulas y muchos de ellos declararon que habían sido atraídos por la promesa de un trabajo. La investigación también rastreó el marisco para determinar a qué empresas se envió a los Estados Unidos y bajo qué marcas.

¿El resultado? Las marcas incluyen Meow Mix, Iams, Fancy Feast y otras de comida para gatos. Además, los distribuidores estadounidenses que reciben el marisco también lo venden a Wal-Mart, Kroger, Safeway y Albertson, entre otros.

Por supuesto, nada de esto debería ser una sorpresa.

Apenas el año pasado, NBC News informó de hallazgos similares, incluyendo hombres que, víctimas de engaño,  llegaron a Tailandia desde países vecinos en busca de trabajo y terminaron sometidos a una vida de esclavitud en barcos de pesca, donde los capitanes los trataban brutalmente.

Pero los seres humanos no son los únicos que sufren debido al consumo de mariscos. Los animales de mar son abusados ​​de forma rutinaria e innecesariamente asesinados por esta cruel industria. Y no sólo en Tailandia, sino también en los Estados Unidos.

Echa un vistazo:


¿Crees que la esclavitud y la crueldad hacia los animales no son éticas? ¡Entonces es el momento de dejar de comer pescado! Haz clic aquí para pedir gratis tu Guía vegetariana para principiantes.

Foto: Dita Alangkara / AP